Qué son y cómo prevenir las Olas de Calor

El Servicio Meteorológico Nacional define a la OLA DE CALOR como un período excesivamente cálido en el cual las temperaturas máximas y mínimas superan, por lo menos durante 3 días consecutivos y en forma simultánea, ciertos valores que dependen de cada localidad. A través del Sistema de Alertas sobre Olas de Calor y Salud del Servicio Meteorológico Nacional, área Meteorología y Salud, se procura anticipar a la población, con la mayor antelación posible, situaciones meteorológicas extremas y sus posibles efectos en la salud. Este sistema tiene una clasificación de 4 niveles de situación de olas de calor y su efecto en la salud:

VERDE: Mínimo estado de vigilancia durante el verano. Sin peligro sobre la salud de la población.

AMARILLO: Las olas de calor pueden ser peligrosas, especialmente para los grupos de riesgo, bebés y niños pequeños, personas mayores de 65 años o aquellas con enfermedades crónicas -hipertensión arterial, obesidad y/o diabetes-. Se alcanza cuando se superan los umbrales de las tempraturas máximas y mínimas en una ciudad.

NARANJA: Las olas de calor pueden ser muy peligrosas, especialmente para los grupos de riesgo. Se declara cuando la ola de calor continúa en el tiempo y aumenta así el exceso de calor.

ROJO: Casos excepcionales de olas de calor. Pueden afectar a todas las personas saludables, y no sólo a los grupos de riesgo.

Ok!

REGIONES QUE AFECTA EN ARGENTINA: principalmente se puede presentar en la zona Centro-Noreste de Argentina dado que en el resto del país las temperaturas mínimas no son lo suficientemente elevadas.

Ok!EFECTOS SOBRE LA SALUD: la ola de calor se puede pronosticar unos días antes de que se desate y el nivel de alerta marcará la intensidad de las medidas de prevención necesarias. Las consecuencias para la salud pueden ser de mayor o menor gravedad, dependiendo del estado de salud general de cada persona, del tipo de alerta y de las medidas preventivas que se tomen, según el caso: golpe de calor o insolación, deshidratación corporal, decaimiento o debilitamiento, fatiga, dolor de cabeza, escasez de apetito, insomnio, pulso acelerado, calambres, dolores musculares, agotamiento, transpiración abundante, mareos síncopes, baja presión, etc.

Las olas de calor pueden agravar o potenciar la aparición de una variedad de enfermedades e impactos en la salud. Por ejemplo, puede provocar el infarto del miocardio y especialmente, enfermedades diarreicas. La diarrea es la segunda causa de mortalidad de niños/as en el mundo (debido a la deshidratación, principalmente). Por eso es importante estar alerta si hay diarrea especialmente en los bebés y niños/as pequeños/as.

Ok!MEDIDAS DE PREVENCIÓN: es importante seguir las recomendaciones autorizadas y oficiales básicas para aminorar el impacto del calor sobre la salud. También será necesario procurar habitar viviendas construidas con materiales adecuados al clima, suficientemente ventiladas y con techos aislados para aminorar el impacto directo del sol sobre la vivienda.

gota2

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*